¿Cómo reducir mi huella de carbono?

Cómo reducir mi huella de carbono

Continuamente se impulsa el desarrollo y aplicación de políticas e iniciativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Y esto también implica al ciudadano de a pie, porque todos generamos, directa o indirectamente, una huella de carbono, la medida para conocer el impacto en el planeta en nuestro día a día.

La huella de carbono calcula las unidades de dióxido de carbono que se liberan en la atmósfera con las actividades cotidianas. Según The Nature Conservancy, cada habitante del planeta genera una media de casi cuatro toneladas anuales de CO2. En España, se estima que cada hogar emite una media de 12,5 toneladas de gases de efecto invernadero al año, emisiones que contribuyen al cambio climático. Si la temperatura sigue subiendo y alcanza el temido umbral de los 2 °C, el cambio será irreversible.

Variar nuestras rutinas y comportamientos puede conseguir reducir a menos de dos toneladas anuales para 2050, umbral necesario que valora la ONG.

12 formas de reducir tu huella de carbono

Hay muchas acciones que puedes poner en práctica para reducir tu impacto medioambiental. Puedes empezar por estas 12 formas para reducir tu huella de carbono:

  • Toma conciencia sobre las consecuencias que puede tener cada acto que realices. Eso marcará la diferencia.
  • Consume responsablemente, valorando la necesidad de cada compra y si hay soluciones alternativas.
  • Cuando vayas al supermercado utiliza bolsas de tela o papel o un carrito de la compra. Si tienes que usar de plástico, reutilízalas y recíclalas cuando ya no puedas usarlas.
  • En la medida de tus posibilidades, consume productos locales y de temporada.
  • La FAO señala que una gestión y consumos responsables nos ahorrarían más de 1 700 millones de toneladas de CO2 equivalente. Limita el consumo de productos derivados de la ganadería bovina (carne, lácteos…), responsable del 10% de emisiones de efecto invernadero. Ojo, tampoco se trata de imponer el veganismo. El sector agrícola es responsable del 25% de las emisiones.
  • Organiza y limpia la nevera ya que el hielo en el congelador o la acumulación de bolsas y paquetes aumenta el consumo de energía.
  • Ahorra energía con iluminación sostenible y desconecta los aparatos que no utilices y no dejes los cargadores enchufados, son “vampiros de energía”. Ahorrarás en tu factura, además de reducir emisiones.
  • En tu municipio cuenta siempre con el circuito de recogida y reciclaje para el vidrio, el cartón/papel, los plásticos, las pilas, las medicinas… Recicla.
  • Casi cualquier producto se puede reparar y reutilizar: ropa, electrodomésticos, mobiliario… Tenlo en cuenta antes de comprar uno nuevo.
  • Racionaliza tu consumo de agua y repara cualquier fuga. Un grifo goteando supone 50 litros de agua desperdiciada en una semana.
  • Utiliza la bicicleta en trayectos cortos.
  • Mantén el automóvil al día en revisiones y conduce de manera consciente: acelera suavemente y mantén una velocidad constante.

Además, si vas a viajar en avión recuerda que Avikor te proporciona la manera de optar por los biocombustibles para reducir la huella de carbono de tu vuelo.

¿Qué es la economía circular?

economía circular

Se habla de 4Rs, de 7Rs… Es el reto de la Economía Circular para alargar la vida útil de los productos y darles una segunda vida: reducir, reutilizar, reciclar, reparar, rediseñar…

Economía lineal

El modelo de producción actual, basado en en la economía lineal, la “kleenex” la de “usar y tirar”, está agotando sus posibilidades y con él se están agotando los recursos del planeta.

Frente a ella, la economía circular trata de transformar los residuos en nuevas materias primas y diseñar productos para ser reparados, reutilizados y reciclados cuando termine su ciclo de vida. Es el ecodiseño frente a la obsolescencia programada, es decir, el cálculo de antemano del tiempo para que un producto se vuelva obsoleto, no funcional, inútil o inservible, con el objetivo de generar más compras.

Economía circular

El nuevo modelo apuesta por el beneficio económico, social y ambiental, implicando tanto a las empresas como a la sociedad.

La Unión Europea genera más de 2.500 millones de toneladas de residuos al año, según datos de las instituciones comunitarias, mientras que sólo el 12% de los materiales y recursos secundarios se devuelven a la economía. Además la producción de los materiales que usamos diariamente son responsables del 45% de las emisiones de CO2.

El Pacto Verde Europeo valora que la aplicación de medidas de economía circular puede aumentar el PIB de la UE en un 0,5% adicional para 2030 creando alrededor de 700.000 nuevos puestos de trabajo.

Así, la economía circular afecta tanto a envases y gran consumo como a los sectores de gestión del agua, construcción o movilidad, entre otros.

Precisamente, los biocombustibles sostenibles de aviación, aquéllos fabricados a partir de materias primas alternativas (biomasa o basura orgánica compostada), son parte del conjunto de soluciones para transformar y descarbonizar la movilidad aérea y son claves para lograr la neutralidad climática fijada por la Comisión Europea.

En Avikor nos hemos sumado a estas acciones posibilitando a viajeros y empresas el adquirir cuotas de SAF que reduzcan hasta en un 80% las emisiones de CO2 de los vuelos que utilicen en sus desplazamientos.

¿Existe el avión ecológico?

avión ecológico

La aviación comercial tiene unos cien años de existencia. Por lo tanto, cien años de emisiones que, en la actualidad, se estima que contribuyen entre un 2 y un 6 % del total generado por la actividad del ser humano.

Entre 2013 y 2018 los gases de efecto invernadero provocados por los viajes en avión aumentaron un 35%, si bien es cierto que un avión fabricado en la actualidad es en torno a un 10% más eficiente que otro fabricado una década atrás.

Las acciones para lograr la recuperación económica reduciendo al tiempo el impacto ambiental, pasan por la tecnología. Los expertos del área no contemplan la posibilidad real de un avión eléctrico con carga y alcance suficientes en al menos dos décadas. Por ello la mirada se centra en los biocombustibles sostenibles.

Este 2021 entra en vigor el acuerdo internacional definido por CORSIA (Carbon Offsetting and Reduction Scheme for International Aviation) en su fase piloto y con carácter voluntario, al que se incorporaron los países de la Unión Europea.

El objetivo del CORSIA es contribuir a los objetivos del Acuerdo de París para hacer frente al cambio climático en el contexto de la aviación internacional y contempla, entre otras medidas, el uso de combustibles sostenibles de aviación SAF.

El SAF cumple los criterios de sostenibilidad social, económica y ambiental, logrando reducir las emisiones hasta un 80% de toda su vida útil. Además, contribuyen a la economía circular al estar fabricados a partir de residuos orgánicos y su uso no precisa de un cambio de motor, siendo compatible su mezcla con combustibles fósiles.

Son la mejor opción para reducir el CO2 de los vuelos aunque su coste es superior al queroseno tradicional. Por eso, en AVIKOR impulsamos la investigación, producción y distribución de combustibles sostenibles a nivel mundial para crear economías de escala que abaraten el producto.